Reforma de vivienda: costes y recomendaciones

Una vez adquirida la vivienda a reformar, y una vez hayas determinado los pormenores de la actuación (reforma puntual, parcial o integral), los costes de la misma se van a componer de tres apartados fundamentales e íntimamente relacionados:

01. EL PROYECTO ARQUITECTÓNICO

Es la pieza fundamental e imprescindible para abordar el proceso constructivo, donde se van a plasmar todos y cada uno de los pormenores de la actuación. Es como el “manual de instrucciones y garantía” de tu obra. De ahí que sea muy importante la elección del Arquitecto, porque depende de su buen hacer y experiencia el que tengas una buena solución a medida de tus exigencias y poder disfrutarla sin problemas.

El coste dependerá de la envergadura y complejidad del proyecto y del resto de actuaciones a realizar. Tanto los honorarios profesionales como la forma de pago, son pactados directamente con el cliente, realizándose generalmente una provisión de fondos contractual antes de comenzar los trabajos y una vez aceptado el presupuesto. El IVA a aplicar es el 21%.

El coste del Proyecto de reforma interior abarca fundamentalmente las siguientes fases:


ESTUDIOS PREVIOS, con levantamiento de planos del estado actual, toma de datos previos y plasmación de diferentes opciones de reforma y distribución de la vivienda.

PROYECTO BÁSICO (descripción de la solución proyectada elegida y justificación de cumplimiento de normativa de cara a la obtención de la licencia de obras).

PROYECTO DE EJECUCIÓN, donde se proyecta el resto de parámetros y soluciones para poder ser construida la vivienda.

DIRECCIÓN DE OBRA, donde el Arquitecto controla la ejecución de los trabajos, resuelve las dudas, modificaciones e interpretaciones que puedan surgir en obra y, opcionalmente, verifica el estado de las mismas antes de proceder a su pago.

DESARROLLO DE LAS INSTALACIONES, proyecto generalmente no necesario para una vivienda.

ESTUDIO BÁSICO DE SEGURIDAD Y SALUD (EBSS), donde se recogen todas las medidas de seguridad que han de seguirse en la obra.

La Coordinación de Seguridad y el Control de Calidad en la obra, que puede ser realizada por otro técnico, aunque generalmente lo asume el propio Arquitecto.

El Arquitecto también puede redactar el Estudio de Gestión de Residuos en el caso que sea exigible por la administración.

Interiorismo y acabados, trabajo adicional opcional y a convenir, donde se diseña y perfila pormenorizadamente los acabados interiores, detalles de mobiliario e iluminación.

Acabada correctamente la obra, el Arquitecto emitirá, junto a la documentación final de obra, el correspondiente Certificado Final de Obra, único documento oficial que acredita que la obra está terminada y en condiciones de ser utilizada para el uso previsto.

02. LA LICENCIA DE OBRAS

Es un aspecto fundamental a tener en cuenta, dado que es exigible legalmente para todo este tipo de actuaciones y cubrirá tus responsabilidades frente a terceros. El coste está formado por la tasa de actuación urbanística y el impuesto de construcciones y, generalmente, se obtiene como porcentaje del presupuesto reflejado en el Proyecto.

03. LA EJECUCIÓN DE LAS OBRAS

El coste de ejecución de las obras es muy flexible y dependerá directamente de la envergadura de las mismas, de la calidad de los materiales empleados y de los gastos generales y beneficio de la empresa Constructora. Para determinarlo con precisión, es imprescindible que esté redactado el correspondiente Proyecto donde se detallan todos y cada uno de los materiales e instalaciones con sus calidades y cantidades exactas. Solo así el constructor podrá determinarte el coste real de la obra con total fiabilidad y sin imprevistos, coste al que tendrás que añadir su correspondiente IVA.

Te recomendamos que, una vez redactado el proyecto arquitectónico completo, lo facilites a dos o tres empresas constructoras especializadas para que, basados en la misma propuesta, valoren las obras a realizar y faciliten un presupuesto real para que puedas tomar una decisión fiable por comparación. Has de tener presente, que no siempre el presupuesto más barato es el mejor. La profesionalidad y solvencia de la empresa constructora es importante a la hora de tomar una decisión.
Además, tú puedes intervenir en gran medida sobre los costes de la obra, eligiendo dentro de una gama muy amplia de materiales, marcas, calidades y precios. Por el contrario, te recomendamos que no ‘escatimes’ en aislamientos, instalaciones energéticas y carpintería exterior, pues son elementos de los que, a la larga, obtendrás más beneficios que inversión realizada.

Ponte siempre en manos de tu Arquitecto, que te asesorará y defenderá siempre tus intereses.

Obteniendo tu gratitud, estará cumplido el objetivo de nuestro trabajo presente y futuro.

Compartir artículo