La importancia del proyecto arquitectónico

Te recomendamos que cuentes siempre con la intervención de un profesional para cualquier actividad específica que necesites, porque es la única garantía para obtener un buen resultado. Al igual que necesitas un taller para arreglar tu coche, un médico para solventar un problema de salud, un notario para escriturar la compraventa de tu vivienda, una empresa constructora solvente para realizar tus obras y un abogado para resolver tus asuntos legales, es necesaria la intervención de un Arquitecto para plasmar tus ideas en el papel, proponerte soluciones alternativas y resolver adecuadamente todos los aspectos técnicos que una obra conlleva.

Un proyecto arquitectónico estudia, valora y hace que se cumplan en tu vivienda todos los parámetros legales y urbanísticos que son de aplicación para que nunca tengas problemas de esa índole, y ésta cumpla estrictamente todas las condiciones de habitabilidad exigibles. Además, es un documento que va a servir como base y justificación para la obtención de la correspondiente licencia municipal de obras y posterior licencia de ocupación, obteniendo el respaldo legal que necesitará tu vivienda frente a cualquier organismo, entidad o reclamación particular (responsabilidad, obtención de ayudas, subvenciones, etc.).

Por otra parte, es esencial una buena y exhaustiva toma de datos por parte del Arquitecto proyectista, para poder confeccionar una propuesta real de tu vivienda atendiendo a las particularidades de la misma, de sus elementos constructivos y de las instalaciones preexistentes. Además, con el plano del estado actual, podrás conocer exactamente la superficie privativa de tu vivienda con una fiabilidad del 100%.

Con la información recabada, el Arquitecto te propondrá las diferentes opciones de reforma y distribución de tu vivienda en base a tus deseos y exigencias, valorando diferentes parámetros y posibilidades de diseño y de materiales, para llegar al mejor fin con el mínimo coste. El Arquitecto siempre procurará alcanzar y mostrarte la solución más idónea posible según su criterio, pero, no obstante, tú siempre tendrás la última palabra.

Un proyecto arquitectónico contiene la información legal, técnica, gráfica y descriptiva necesaria para desarrollar y ejecutar completamente la obra de reforma acordada, y siempre con el respaldo de la responsabilidad y experiencia del profesional interviniente.

No se trata de un simple plano donde se plasman unos deseos. Se trata de una MEMORIA donde se describen y se justifican pormenorizadamente todos los requisitos legales que ha de cumplir tu vivienda, detallándose la solución proyectada, cómo se llega a ella y cómo se tiene que ejecutar. Evalúa las condiciones de seguridad, estabilidad, estanqueidad, habitabilidad, aislamiento y protección de la vivienda. También contempla todas las medidas de SEGURIDAD que han de seguirse para llevar a buen término la obra desde el primer ladrillo que se desmonta, hasta su completa finalización y entrega, así como las CONDICIONES que deben cumplirse para su correcta ejecución.

En el documento de MEDICIONES se reflejan todos los materiales elegidos e instalaciones intervinientes agrupados por partidas y precisando su calidad y cantidad exacta, para que las empresas constructoras escogidas puedan valorar el presupuesto y el coste real de la obra.

Los diferentes PLANOS contemplan toda la descripción gráfica de la obra, reflejándose en ellos la distribución propuesta con los materiales proyectados, tabiques, aislamientos térmicos, acústicos y techos, superficies y cotas de cada recinto, carpinterías, detalles constructivos, etc. y el trazado y ubicación de todas las instalaciones proyectadas (fontanería, saneamiento, gas, electricidad, telecomunicaciones, ventilación, climatización, calefacción… etc.)

El Proyecto también estudia y evalúa la eficiencia energética de tu futura vivienda, tema importante de cara a reducir las emisiones dañinas y por los beneficios fiscales que están a punto de aprobarse basados en el mayor o menor grado de cumplimiento (etiqueta energética) que obtenga tu vivienda.

Opcionalmente, el proyecto también puede incluir el diseño de la decoración, del mobiliario, cocina, baños, iluminación e interiorismo general de la vivienda.

En resumen, el Proyecto plasma, abarca y contempla TODO lo necesario para ejecutar todas las obras encomendadas que desees llevar a cabo en tu vivienda -dirigidas y controladas por el Arquitecto- y siempre siguiendo tus instrucciones, ya que, al fin y al cabo, vas a ser tú el usuario final de la vivienda.

Compartir artículo